Arquitectura web

El primer paso es decidir el contenido de nuestra web. ¿De qué vamos a hablar? ¿Qué queremos conseguir? Por ejemplo, un hotel quiere conseguir reservas y para ello habla de promociones, de sus instalaciones y de lo bonita que es la ciudad donde se encuentra. Y una clínica quiere conseguir pacientes que le escriban y para ello habla de sus médicos, instalaciones y operaciones.

Una vez decidido el contenido y objetivo, hay que crear la arquitectura web. Consiste en hacer un mapa de navegación, en el que veremos las opciones que daremos a los usuarios para saltar de una página a la otra dentro de nuestro sitio web.

Diseño

El diseño web consiste principalmente en hacer que una web sea sencilla de usar, atractiva y placentera.

Usable: Es esencial que tu web responda a las necesidades de los usuarios. Si no pueden navegar, o les cuesta encontrar lo que buscan, se irán. Así que lo más importante es que la web sirva para resolver una necesidad y lo haga de una forma clara, sencilla y eficaz.

Placentera: Uno de los indicadores que determinan si tu web está bien o no es el tiempo de permanencia de tus usuarios. Y eso va en función de qué tan placentera sea la navegación en tu web. Aquí entra el UX, es decir, la experiencia de usuario. Pensar en cómo reaccionará, ponerle fácil los pasos hasta la compra o consecución de tu objetivo, y aportar detalles en el diseño que harán que navegar por tu web sea una experiencia impresionante.

Atractiva: Una web visualmente atractiva mejora tu imagen, tu credibilidad y la intención de compra del usuario. No es una cuestión de moda, sino de rentabilidad. Trabaja en una web atractiva y te diferenciarás de la competencia.

Programación

Las plantillas premium, desarrolladas por profesionales, permiten un alto grado de personalización, que van desde el logo y los colores, hasta la disposición de los elementos importantes como banners, cabeceras, menús, cuerpos de texto, etc.

Sea sencilla o avanzada, seguramente tu web necesitará como mínimo retoques de programación. Porque es normal querer que el título aparezca más grande, el color más vivo y el texto más a la derecha. Un programador que domine los lenguajes html, php, css y javascript es un elemento cuanto menos recomendable para realizar una web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *